«

»

Jun 14

El hiperrealismo de Eduardo Naranjo se instala en el Palacio de Gaviria

NANI F. CORES

  • Considerado un maestro del realismo mágico, hacía más de una década que no exponía en Madrid.
  • La muestra se ha instalado en el recientemente remodelado Patio Andaluz del palacio.

Eduardo Naranjo. El reflejo de Ana, 2012.

Un primer contacto visual con la obra de Eduardo Naranjo (Monesterio-Badajoz, 1944) puede llevar a más de un espectador al equívoco. ¿Estamos ante un cuadro o ante una fotografía? Es tal el realismo de sus pinturas y el celo con el que plasma hasta el más mínimo detalle que resulta casi imposible no cuestionarse la técnica con la que ha sido realizado.

Preguntado en una ocasión por este hiperrealismo feroz, el autor contestó: “yo daría más razón a aquellos críticos que hablan de realismo onírico, fantástico y demás en mi obra, porque junto a ese realismo profundo y detallista que responde a mi estado de vigilia, también caminan en paralelo dentro de mi obra el mundo de los sueños”.

Tras más de una década sin realizar una exposición individual en Madrid, el Palacio de Gaviria aprovecha la reciente rehabilitación de su Patio Andaluz para inaugurarlo con una muestra dedicada a este artista extremeño “magníficamente dotado para la pintura y el dibujo, que busca en cada uno de sus trabajos el verismo, la belleza y la poesía”.

Sobre este sobrenatural talento para el dibujo Naranjo ha comentado: “amo el dibujo, igual, imagino, que le ocurrió antes a Durero, Rubens, Goya, Fortuny… Por no decir a Miguel Ángel o Picasso. Pero reconozco que hoy es distinto. No se necesita saber dibujar para hacer una instalación u obra digital. Y no obstante, mantengo que es el dibujo el alma que da forma a todo cuanto sale de las manos del artista“.

Para este reencuentro con la capital, el pintor ha seleccionado una veintena de lienzos de gran formato y dibujos pertenecientes a distintos momentos, que quieren ser una síntesis de las distintas series en las que ha estado trabajando durante esta ‘ausencia’.

La exposición, titulada Obra reciente y que puede visitarse hasta el 22 de julio, incluye piezas de su serie Reflejos, inspiradas en un viaje a Fuerteventura y en las que experimenta de una forma muy original jugando con reflejos en los cristales o espejos (nuevo guiño a la fotografía), o la obra Abrazo en el mar que parte de un trabajo previo sobre las personas con síndrome de Down. Escenas familiares, paisajes y dos grandes autorretratos realizados con 15 años de diferencia.

Después de su muestra La flor y el paisaje en 1999 en la Galería Leandro Navarro, las obras de este maestro del realismo mágico se han podido ver en los últimos años en contadas ocasiones en Madrid.

Source: 20′ Cultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>